Rubus ulmifolius

La zarza o planta de las moras silvestres, es conocida científicamente como Rubus ulmifolius Schott, una especie espinosa perteneciente a la familia de las rosáceas.

Descripción Rubus ulmifolius

La planta Rubus ulmifolius es un arbusto perenne o semicaducifolio, pues muchas hojas permanecen intactas durante el invierno.

Tiene tallos aéreos sarmentosos de sección pentagonal de más de 6 metros de longitud, los cuales están dotados de espinas arqueadas.

espinas Rubus ulmifolius
Imagen de las espinas de los tallos de las zarzas.

Las hojas de la zarza son imparipinnadas, compuestas variablemente de 3 a 5 folíolos. Tienen los márgenes dentados y son de color verde oscuro, con forma elíptica y abruptamente acuminada. La parte superior es glabra y la inferior tomentosa con pelos blancos y espinas en la vena principal.

hojas Rubus ulmifolius
Detalle de las hojas de las moras silvestres.

Las flores, blancas o rosadas, están compuestas por cinco pétalos y cinco sépalos. Se agrupan en racimos para formar inflorescencias oblongas o piramidales. El color de los pétalos varía de un espécimen a otro, con tamaños entre 10 y 20 mm. La floración ocurre a principios del verano, en torno al mes de junio.

flores Rubus ulmifolius
Imagen de las flores de las moras silvestres.

El fruto comestible, la mora, se compone de numerosas drupas pequeñas, verdes al principio, luego rojas y finalmente negruzcas al madurar. Cada una de las cuales surge de carpelos separados, pero que forman parte del mismo gineceo. En España, la fruta está madura sobre agosto y septiembre y su sabor varía de dulce a ácido.

moras silvestres frutos Rubus ulmifolius
Imagen de moras silvestres en proceso de maduración.

La multiplicación de la planta Rubus ulmifolius se realiza por medio de esquejes o brotes apicales. La reproducción también se puede llevar a cabo a través de las semillas contenidas en las drupas y mediante el enterramiento de ramas que dan lugar a una nueva planta.

Distribución y hábitat de Rubus ulmifolius

Su área de distribución natural incluye casi toda Europa, el norte de África y el sur de Asia. Posteriormente y debido a la mano del hombre también se ha introducido en América y Oceanía.

La planta Rubus ulmifolius es indicativa de suelos profundos y ligeramente húmedos. Crece hasta 1.700 m sobre el nivel del mar.

Se considera una plaga porque tiende a extenderse rápidamente y es difícil de erradicar. Ni el corte ni la quema son eficaces. Los herbicidas tampoco son muy efectivos.

Al ser una planta heliófila, no tolera la sombra de otros árboles, por lo que se encuentra en el borde de los bosques y a lo largo de los caminos, setos y arbustos.

A menudo las zarzas forman verdaderas barreras infranqueables. Especialmente en asociación con la clematis vitalba, pueden crear marañas impenetrables a menudo en detrimento de la vegetación arbórea que en la práctica es atacada y ahogada.

Etimología de Rubus ulmifolius

El nombre científico de esta especie está compuesto por el nombre del género Rubus y por el nombre de la especie ulmifolius.

Rubus (del latín ruber, rojo) puede referirse al color de los frutos maduros de otras especies del mismo género, como la frambuesa, o directamente a la forma inmadura del fruto de esta especie.

Ulmifolius (del latín ulmus, olmo, y folia, hoja) proviene de la similitud con las hojas del árbol Ulmus minor.

Usos y propiedades de la planta Rubus ulmifolius

La planta Rubus ulmifolius se utiliza para delimitar propiedades y fincas, con funciones principalmente defensivas. Las numerosas y fuertes espinas que cubren las ramas, como por la densa y tenaz maraña que forman, crean una barrera tupida casi infranqueable. La cual también puede formar corredores ecológicos, dando cobijo a numerosas especies animales.

zarzal silvestre
Imagen de un impenetrable zarzal.

Otras funciones de los setos de zarzas son el suministro de néctar para la producción de miel, (también monofloral), siendo una planta melífera muy apreciada por las abejas.

En el uso popular, los brotes jóvenes, recogidos en primavera, son excelentes hervidos brevemente y consumidos con aceite, sal y limón, como muchas otras hierbas silvestres de primavera.

Los brotes de primavera, recogidos cuando el sol está alto, lavados y dejados en remojo en una jarra de agua fría durante la noche, constituyen una bebida refrescante.

Se aislaron tres nuevos antrones de la parte aérea de Rubus ulmifolius: rubantrona A, B y C. Se demostró que la rubantrona A posee actividad antimicrobiana frente al Staphylococcus aureus, una bacteria ampliamente distribuida.

¿Para qué se usan las moras silvestres?

Esta fruta, que se cuenta entre las llamadas bayas, tiene unas propiedades nutricionales bastante buenas. Posee una marcada presencia de vitaminas C y A.

Cien gramos de moras silvestres frescas contienen de hecho 52 kcal, 0,7 g de proteínas, 0,4 g de lípidos, 12,8 g de hidratos de carbono, 32 mg de calcio, 0,6 mg de hierro, 6,5 er (equivalente en retinol) de vitamina A, 21 mg de vitamina C. Está indicada en la fitoterapia por sus propiedades astringentes y laxantes.

La mora silvestre es una fruta deliciosa y delicada, que no se presta a una larga conservación. Se comercializa con fines alimentarios en su estado natural y como guarnición de postres, yogures y helados, o en mermeladas, jaleas, jarabes, vino y brandy (ratafía).

moras silvestres
Deliciosas moras silvestres.

Las moras silvestres, recogidos cuando están maduras a finales del verano, se prestan a la elaboración de excelentes mermeladas, que, tras la cocción, se pasan con el filtro para eliminar las semillas. Sin embargo, es importante saber que la cantidad de azúcar no debe ser inferior al 60%, para evitar problemas de botulismo (Clostridium botulinum); o bien las moras deben cocerse en una sartén en la que se haya añadido un 30% de azúcar, una pizca de vainilla y medio vaso pequeño de ron, cocinando hasta que la mermelada alcance una densidad razonable.

¿Que nutrientes nos aportan las moras silvestres?

Las moras silvestres tienen un importante contenido nutricional en términos de fibra dietética, vitamina C, vitamina K, ácido fólico -una vitamina B- y el mineral esencial manganeso.

planta moras silvestres
Las moras un fruto silvestre y natural.

Nutrientes en las semillas de las moras silvestres

Las moras silvestres son una excepción entre las demás bayas de la especie Rubus debido a sus grandes y numerosas semillas, que no siempre son apreciadas por los consumidores.

Las semillas de las moras silvestres contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega-3 (ácido alfalinolénico) y omega-6 (ácido linoleico), proteínas, fibra alimentaria, carotenoides y elagitaninos.


Si te ha gustado el post sobre la planta Rubus ulmifolius, quizás estés interesado en:

moras enlace relacionado

El Sauco

El conocido como el árbol de las brujas.

moras enlace relacionado

La Margarita

Una planta con múltiples propiedades y usos.

moras enlace relacionado

Mirabilis jalapa

Una planta con unas flores singulares.

Deja un comentario