Efectos del Alcohol

El alcohol provoca muchos efectos en nuestro cuerpo, y la gran mayoría no son beneficiosos.

A día de hoy se sabe que el alcohol tiene un papel importante en nuestra salud y nutrición. Siempre y cuando su consumo sea moderado. Esto es lo que nos cuentan.

Pero también dicen que la publicidad de bebidas alcohólicas de alta graduación está prohibida en España. Y a día de hoy en 2019 hay un anuncio que dice algo así como, “la bebida para los amantes del alcohol, cuando no les apetece beber alcohol“. Que yo sepa esto es publicidad engañosa, por que anuncia una conocida marca de ginebra. Viva la agencia de control publicitario.

Seamos honestos, el alcohol es una droga y causa más problemas, que el resto de las otras drogas juntas. La diferencia es que hay una potente industria detrás, que hace mucha presión.

¿Cuanto es un consumo moderado?

Un consumo moderado serían dos botellines (33 cl) de cerveza al día o un par de vasos de vino pequeños. Para las mujeres sería la mitad, debido a que lo metabolizan peor.

Efectos y consecuencias del alcohol
Consecuencias del consumo de alcohol

Generalidades y propiedades del alcohol

El etanol o alcohol etílico es el activo principal de las bebidas alcohólicas. Procede de la fermentación de levaduras en el almidón y los azúcares.

En esta fermentación se producen otros compuestos que son los responsables del sabor y aroma de las bebidas alcohólicas. Y también de muchos de los síntomas de la resaca.

Aunque no nos equivoquemos, el componente más dañino de las bebidas alcohólicas es el propio etanol.

Se conoce al alcohol como una fuente de calorías vacías, esto es cierto en la mayoría de los casos. Aunque el vino tinto y la cerveza aportan micronutrientes en pequeñas cantidades. No te engañes, podrías conseguirlos de forma más sana, en cualquier otro alimento.

Las mujeres metabolizan el alcohol más lentamente que los hombres. Además hay diferencias raciales y los orientales metabolizan peor que los caucásicos.

Efectos del alcohol y embarazo

Las mujeres embarazadas, deben evitar por completo el alcohol hasta la semana 12 de embarazo.

A partir de este punto, un poco de alcohol, preferiblemente vino o cerveza, no causa grandes riesgos.

Efectos del consumo de alcohol

El alcohol ingerido pasa al torrente sangrineo entre 15 y 90 minutos después de tomarlo.

Si se bebe con el estómago vacío la absorción es mas rápida que con el estómago lleno.

Las bebidas que contienen entre el 20% y 30% de alcohol por volumen se absorben más rápido. Si la graduación es mayor puede causar irritación en el estómago y retrasar su absorción. Pero todas las bebidas alcohólicas se absorben más rápidamente al mezclarlas con refrescos gaseosos.

Una vez el alcohol se encuentra en nuestro organismo se reparte por todo el cuerpo. Una mínima parte se elimina por la respiración. Aunque la mayor parte debe ser metabolizada por el hígado. Esto provoca cirrosis en consumos continuados durante años.

La cirrosis es más probable que ocurra cuando la dieta del alcohólico sea baja en proteínas, ácidos grasos, zinc, tiamina y vitaminas A, C y E.

Las reacciones de las personas ante el alcohol varían según el individuo. Pero lo que suele ocurrir después de tomar un par de copas es una aceleración del ritmo cardíaco y un aumento de las secreciones gástricas. Los procesos mentales permanecen normales, aunque la toma de decisiones rápidas se retarda.

Cuando la ingesta de alcohol es mayor, se ve afectada la coordinación de movimientos, se habla de forma confusa o incoherente, hay un aumento de la tolerancia al dolor y se minimiza la secreción de ciertas hormonas lo que causa deshidratación.

La mejor manera de evitar la resaca del día siguiente, es beber mucha agua antes de irse a dormir.

alcohol consecuencias
El alcohol y el alcoholismo

La adicción al alcohol o alcoholismo

El alcoholismo es una de las formas más comunes y desastrosas de adicción.

La adicción ocurre, cuando una persona se acostumbra a ingerir grandes cantidades de alcohol. Tan grandes que ya no puede funcionar normalmente sin ellas. El individuo experimenta síndrome de abstinencia, si deja de consumir. Y necesita ir aumentando la dosis, para obtener los mismos efectos.

Las personas comienzan a beber para olvidar sus problemas, relajarse o conseguir aceptación social. Haciendo que con el tiempo, el organismo se vuelva dependiente, de una ingesta inmoderada de alcohol.

El síndrome de abstinencia se caracteriza con sensaciones de: desasosiego, intranquilidad, temblor muscular y en los casos más graves taquicardias, fiebre e incluso alucinaciones.

Consecuencias y efectos del alcoholismo

El consumo excesivo y continuado de alcohol a lo largo de los años, puede provocar graves problemas de: el hígado, daños cerebrales, anemia, obesidad, hipertensión, impotencia sexual y diversos tipos de cáncer (de boca, garganta, estómago, esófago, hígado y páncreas).

El alcohólico descuida la alimentación y suele tener problemas de tipo familiar y social.

El alcohólico suele descuidar su dieta, lo que conlleva habitualmente niveles bajos de vitamina b12 y de tiamina entre otros nutrientes. Esto provoca daños en el sistema nervioso, desorientación, pérdida de memoria y reinvención de episodios olvidados.

Otros problemas relacionados con el consumo de alcohol, son los accidentes de trafico, la delincuencia y los suicidios.

Además está el enorme gasto que supone para el estado, los tratamientos y la rehabilitación de personas alcohólicas.

Según las estadísticas, una de cada 5 personas que beben demasiado durante mucho tiempo, van a desarrollar cirrosis hepática. Y uno de cada 5 cirrosos hepáticos, morirá de un cáncer de hígado.

La prevención es la mejor medida para combatir el alcoholismo.

Si bebes debes controlar y limitar el consumo de alcohol. Así como ingerir algo de comida mientras se bebe, para ralentizar la absorción.

También es importante evitar la combinación de alcohol con medicamentos.

Efectos de alcohol y antibióticos

No debes consumir alcohol si estás tomando antibióticos. Las consecuencias de este acto dependen del tipo de antibiótico, de la cantidad de alcohol ingerido y del tipo de afección que queremos paliar con el antibiótico.

En algunos casos, un consumo puntual de alcohol cuando tomamos antibióticos, se reduce a la pérdida de efectividad del antibiótico.

Si el consumo de alcohol y antibióticos es crónico, se pierde la efectividad del medicamento y se causan daños hepáticos.

Si tomas antibióticos por una afección grave y consumes alcohol. Entonces puede que te encuentres con verdaderos problemas.

Dependiendo del tipo de antibiótico, si se trata de
amoxicilina o ácido clavulánico es posible que una caña no tenga ninguna repercusión.

La rifampicina e isoniacida dañan el hígado si se consumen con alcohol.

Si el antibiótico es metronidazol ni una gota de alcohol. Pues este antibiótico impide la eliminación del alcohol y causa en conocido efecto antabus,( parece que se ha bebido más).

La doxiciclina pierde su efecto a la mínima dosis de alcohol.

Alcohol y alcoholismo
Como superar el alcoholismo

¿Engorda el alcohol?

El alcohol engorda y mucho, contiene mucha energía (7 kcal/gr). El cuerpo quema la energía que necesita y la que le sobra la almacena.

Si nuestro cuerpo está consumiendo la energía que le proporcionamos en una comida (hidratos de carbono, grasas…). Y consumimos alcohol, el cuerpo toma la energía que más fácil le resulta asimilar. En este caso los azúcares del alcohol y almacena el resto de nutrientes en forma de grasas.

Además, otro de los efectos del alcohol es que deshidrata. Debemos tener en cuenta que pocas reacciones químicas se llevan a cabo en el cuerpo sin agua. Así que, el consumo de alcohol hace que se pare el metabolismo y se almacene la energía.

Las personas que adelgazan con el consumo de alcohol, es por que descuidan su alimentación, es decir dejan de comer.

Alcohol y colesterol

Beber cantidades moderadas de alcohol, aumenta los niveles de colesterol HDL o colesterol bueno.

El consumo de cantidades elevadas de alcohol de forma ocasional, disminuye los niveles de colesterol HDL o colesterol bueno.

Beber cantidades elevadas de alcohol a diario o de forma ocasional, eleva los niveles de colesterol LDL o colesterol malo.

En resumen, si tienes elevado el nivel de colesterol LDL, es recomendable que reduzcas o elimines el consumo de alcohol.

Efectos del alcohol y la diabetes

Los diabeticos deben tener cuidado con el consumo de alcohol. Pues el alcohol se metaboliza en el hígado y allí impide que el glucógeno se transforme en glucosa.

Esto puede provocar una hipoglucemia, que además no puede corregirse con glucagón, por lo que la solución es ingerir azúcar.

Además los síntomas de la hipoglucemia son similares a los del alcohol. Por lo que la persona diabética, puede no darse cuenta de la bajada de azúcar.

El Alcohol y su efecto la diarrea

El alcohol deshidrata, es un diurético, y nos hace orinar más. Además, hace que la transición de los alimentos en el proceso digestivo sea más rápida. La consecuencia es que los intestinos tienen menos tiempo para absorber el agua. Por eso después de una ingesta excesiva de alcohol, es habitual que nos pasemos el día siguiente cerca del baño.

La medicina tradicional recomienda

La medicina tradicional recomienda acudir a su médico, o a las asociaciones de alcohólicos rehabilitados. Allí el paciente encontrará soluciones de rehabilitación y tratamiento.

Los médicos tradicionales suelen utilizar la “terapia por aversión“. Esta consiste en suministrar al enfermo, alguna sustancia que le haga sentirse mal si toma alcohol.

También se utilizan “terapias de grupo” y en algunos casos se ingresa al paciente en alguna clínica de desintoxicación.

La medicina naturista sobre los efectos del alcohol

La medicina naturista recomienda una dieta saludable, ejercicio a diario y evitar situaciones de estrés.

Todo esto combinado con una buena terapia psicológica.

La medicina herbolaria

Los herbolarios recomiendan el aceite de la hierba del asno, onagra y la borraja que son ricos en ácido gamma linolénico, que los alcohólicos no pueden segregar. Este previene problemas en el hígado, atenúa los cambios de humor y combate el síndrome de abstinencia.

También recomiendan el fruto del cardo lechal, rico en silimarina. Esta sustancia ayuda a regenerar el hígado y a combatir el síndrome de abstinencia.

Visita nuestra pagina sobre plantas naturales.

Deja un comentario