Árboles Madereros

Los árboles madereros sirven como dice su nombre, para la producción de diversos tipos de madera. Veamos un listado de los más destacados:

La planta del mimbre

Esta es la planta de la cual sale el mimbre, tan útil en la elaboración de recipientes ligeros.

El árbol Chopo

El chopo o Álamo, una de las especies madereras más cultivadas a día de hoy.

El árbol Aliso

El aliso, Alnus glutinosa o Humera, un árbol que puedes ver en muchos márgenes fluviales.

Consideramos a la madera un “recurso renovable”, sin embargo su manejo o bien explotación inapropiada, ha ocasionado que ciertas especies se hallen en vías de extinción o bien ya no existan.

Por lo tanto cabe destacar que un recurso renovable puede transformarse en no renovable por una explotación inadecuada.

Beneficios que nos aportan los árboles madereros

Los árboles y plantas madereros no solo nos proporcionan la madera como materia prima, sino que además nos aportan otros beneficios:

Beneficios ambientales de los árboles madereros

  • Provocan una regulación hídrica en su cuenca fluvial.
  • Favorecen una regulación térmica en la zona.
  • Ayudan a reducir la contaminación atmosférica.
  • Reducen la Contaminación Sonora.
  • Los árboles promueven biodiversidad del ecosistema.

Beneficios sociales de los árboles madereros

  • Los árboles mejoran la calidad de vida.
  • Los árboles revalorizan las propiedades inmobiliarias.
  • El árbol urbano promueve el ahorro de energía eléctrica.
  • El árbol urbano crea comunidad en su entorno.
árboles para madera
Cerezos o Prunus avium destinados a la producción de madera.

Propiedades de los árboles madereros

Una gran proporción de oxígeno es liberado por el mecanismo de respiración de los árboles. En este sistema se absorbe el dióxido de carbono de la atmosfera y se libera el oxígeno necesario para la vida de animal. Esa es una de las razones principales que visibilizan la importancia esencial de los árboles.

Todos los días empleamos productos derivados de los árboles madereros. Compuestos como aceites, resinas, ceras, gomas, caucho, alimentos, medicinas, frutos, semillas y otras substancias vienen en muchas ocasiones de las plantas.

Sin embargo el producto forestal que más se emplea es la madera, ya sea como leña, o como materia prima en la elaboración de múltiples artículos.

Cada tipo de madera tiene propiedades específicas que la habilitan para diversos fines. Por ejemplo, solamente una variedad concreta de sauce tiene el peso adecuado y la resiliencia para fabricar bates de “cricket”.

Muchas maderas se usan para elaborar instrumentos musicales pero solo algunos árboles tienen la alta densidad adecuada para el teclado de xilófonos. Por otro lado, las maderas de densidad baja absorben los sonidos y pueden usarse en habitáculos para reducir los ecos.

Otra propiedad de la madera es que es un mal conductor del calor por lo que es usada comúnmente para hacer agarraderas de ollas y objetos similares.

Inconvenientes de la trasformación de la madera

La contaminación del agua de las fábricas de papel se ha convertido en un problema ambiental bien conocido. Los productos químicos usados para la elaboración de este bien, como por ejemplo el cloro que es utilizado para blanquear el papel, han contaminado ríos y en su destino final los océanos.

La madera de los árboles madereros se ha convertido en un recurso tan codiciado, que nuevos territorios y bosque nativos, están siendo explotados en todas partes de la tierra.

Grandes multinacionales obtienen permisos de explotación con la complicidad de los gobiernos o en otros casos personas necesitadas lo hacen de forma ilegal, arruinando ecosistemas ejemplares. Convirtiendo museos boscosos en páramos desolados, lo que causa la desertificación y sequía de las cuencas, deslizamientos y el empobrecimiento de la biodiversidad.

El reto de la explotación maderera

El futuro sostenible pasa por un manejo adecuado de los árboles madereros, con la participación activa, creativa y responsable, de sus habitantes.

También se hace imprescindible el establecimiento de nuevas plantaciones forestales, tanto comerciales como para autoconsumo, que permitan un uso racional de tan valioso recurso.

La responsabilidad de nosotros, usuarios de esta materia prima y habitantes del planeta, es participar activamente desde cualquier espacio y rincón de nuestro entorno. El fin es exigir plantaciones que cumplan con los requerimientos ambientales, que garanticen un uso adecuado de los bosques nativos. Y la no explotación de aquellas plantaciones que estén ubicadas en áreas de protección, igualmente debemos participar activamente en la gestión y reforestación de nuestros bosques.

error: Content is protected !!