Ciprés o Cupressus

El ciprés conocido científicamente como Cupressus L., 1753 es un género de plantas de la familia Cupressaceae (cipreses en sentido amplio) que incluye árboles de tamaño considerable, de hasta 50 metros de altura, con una copa generalmente cónica, piramidal, muy ramificada y con ramas cilíndricas con muchas hojas.

Entre las especies más representativas de este género encontramos al ciprés común o mediterráneo (Cupressus sempervirens, L.).

Origen del árbol Ciprés o Cupressus

Sus orígenes parecen estar entre Irán y la zona oriental del mar Mediterráneo. Según algunos estudiosos su nombre latino “Cupressus“, proviene de “Cyprus” (país de Chipre), donde lo encontramos en estado salvaje.

Habría sido introducida en el Mediterráneo occidental por los fenicios y los etruscos por motivos ornamentales, ya que la forma piramidal de algunas variedades es muy característica.

El Ciprés es una especie relicta, representativa de la flora europea anterior a las glaciaciones.

Se cree que hace unos 2 o 3 milenios, había grandes bosques de cipreses en lo que hoy es el norte de África, pero actualmente solo quedan ejemplares asilados. Los historiadores dicen que durante el imperio otomano se deforestaron, para la construcción y renovación de sus flotas navales.

Descripción del ciprés o Cupressus

Los cipreses son árboles con hojas escamadas, de carácter perenne, muy juntas o separadas en el ápice, según la especie. En algunas especies, las hojas trituradas desprenden un olor característico. El color de las hojas es muy oscuro en el ciprés común (Cupressus sempervirens), pero en otras especies es más pálido e incluso verdoso (Cupressus arizonica).

Los conos megasporangiados, (frutos) llamados gálbulos, son leñosos, redondos, divididos en varias escamas que se separan en la madurez.

Descripción del cipres común

El ciprés mediterráneo es un árbol de hoja perenne que crece hasta los 25 m, pero en los ejemplares más viejos puede superar los 50 m.

Su follaje es muy característico y por razones ornamentales se han hecho selecciones para acentuar esta prerrogativa. Así hoy en día encontramos ejemplares con follaje ovalado, otros con forma fuertemente piramidal y follaje que desciende hasta el suelo. Este aspecto ha permitido utilizar el árbol como cortavientos.

Tiene una corteza delgada y más o menos lisa en los ejemplares jóvenes, que se vuelve gris-marrón con largas fisuras longitudinales en los adultos.

Las hojas de la mayoría de los tipos de ciprés, son de color verde oscuro, muy pequeñas, de aproximadamente 1 mm de largo, dobladas y apresadas a la pequeña rama, dando una forma llamada escamiforme.

Las flores amarillas, situadas en el ápice de las pequeñas ramas, son indistintamente masculinas y femeninas en toda la planta.

Los frutos del ciprés proceden de las flores femeninas fecundadas. Son pequeñas esferas de color verde pálido cuando son jóvenes, llamadas gálbulas. Son escamosas y tras una larga maduración de casi dos años, cambian de color volviéndose marrones. Se lignifican y se abren a lo largo de las fisuras de las escamas, para dejar caer las semillas aladas (aquenios), que contienen en su interior.

Una característica destacable de las semillas del ciprés, es que mantienen su capacidad germinativa intacta durante mucho tiempo.

frutos Ciprés o Cupressus
Detalle de los frutos del ciprés.

Para qué sirve la madera del Ciprés

La madera del ciprés es muy dura, ligera, nudosa y de color pardo claro.

Se utiliza en ebanistería ornamental, para la construcción de muebles de calidad, esculturas y trabajos expuestos a los elementos, como el fuego y el agua. También es una de las maderas características en la fabricación de guitarras de estilo flamenco.

Su fuerte olor aromático de la madera de Ciprés (a pesar de no ser resinosa), la protege de las polillas, los hongos y parásitos.

Antaño también se utilizaba para la construcción de los barcos, dada su gran resistencia a la humedad (se considera imputrescible).

Hábitat, distribución y cultivo del Ciprés o Cupressus

El Ciprés es una especie originaria de Asia Menor y del Mediterráneo oriental, en la actualidad ocupa toda la cuenca mediterránea.

Ha existido desde tiempos muy remotos en Irán y Mesopotamia, de donde probablemente es autóctono. El más famoso ciprés es el “Sarv-e Abarkuh“, planta monumento nacional iraní, en la provincia de Yazd. Tiene una circunferencia de 18 metros y una edad estimada de 4.000 años, lo que lo convierte en el ciprés más antiguo del mundo.

Prefiere las zonas de clima cálido, con veranos secos y tolera el frío hasta los 15 grados bajo cero (según variedades). Sin embargo su reproducción espontánea y su adaptabilidad a todo tipo de terrenos le ha llevado a vegetar prácticamente en cualquier lugar (hasta los 700 m de altitud) y en terrenos áridos. Por esta razón, también se utiliza como árbol de repoblación forestal, así como de cortavientos y por supuesto, destaca su uso como planta ornamental en el jardín.

El género está muy extendido en todas las regiones cálidas o templadas, incluso áridas, del hemisferio norte: América del Norte y Central, sur de Europa, norte de África, Asia desde Oriente Próximo hasta China y Vietnam.

Más de la mitad de las especies son nativas del estrecho triángulo formado entre California, Arizona y México. Podemos encontrar también cipreses en el corazón del desierto del Sahara.

ciprés iglesia
Detalle de un ciprés en un cementerio.

¿Qué plagas y hongos que atacan al ciprés?

Insectos:
Hylobium: los adultos de Hylobius abietis erosionan la corteza, provocando lesiones de las que se escapa la resina.
Ilotrupe: las larvas de Hylotrupes bajulus viven más de dos años excavando túneles subcorticales por todo el cilindro leñoso de los cipreses.
Rododendro blanco: las larvas del lepidóptero Zeuzera pyrina causan graves daños al excavar túneles en las ramas y troncos delgados del ciprés.

Hongos:
Cancrosis: el ataque de Seridium cardinale provoca en las ramas y ramitas jóvenes, ulceraciones de las que escapa abundante resina, provocando la desecación de la parte superior y pudiendo acabar con el árbol.
Roya: el tronco, las ramas y las ramitas atacadas por Gymnosporangium cupressi presentan hinchazones cónicas.

¿Para qué se usa el Ciprés o Cupressus?

Asociado al culto de los muertos desde la antigüedad, el ciprés es un símbolo de la vida eterna en algunas civilizaciones orientales. Especialmente en Persia, en el ámbito de la religión de Zoroastro (600 a.C.).

Además es el árbol típico de los cementerios porque sus raíces, que descienden en forma de huso en la tierra en profundidad en lugar de desarrollarse horizontalmente (como ocurre con los robles y otros árboles de gran copa), no dando lugar a interferencias con los enterramientos circundantes.

En la cultura griega existe el mito de Cipriso. Un joven que mató por error a su amado ciervo y que, para librarlo del dolor, Apolo, por compasión, lo transformó en un ciprés. Desde entonces el árbol está vinculado al luto, es decir, al dolor que se siente por la muerte de alguien especialmente querido.

Los romanos y los etruscos retomaron la herencia griega del ciprés como árbol sagrado, vinculado al luto y a los funerales, así como por motivos ornamentales.

En el contexto cristiano, el ciprés (junto con la palmera, el cedro y el olivo) se considera una de las cuatro maderas utilizadas para construir la cruz de Jesús.

Entre los cipreses de especial relevancia, destaca el ciprés de la anunciada, en Vilafranca del Bierzo (León), uno de los árboles más emblemáticos de España. Con una altura próxima a los 40 metros y un diámetro que supera el metro y medio.

Fitoterapia

En fitoterapia, el extracto meristemático (de las yemas), se utiliza como tónico del endotelio vascular.

La medicina popular atribuye a sus hojas las propiedades expectorante, astringente, diurética, vasoconstrictora, febrífuga y sudorífica. Usándose en tratamientos contra las varices, las hemorroides y afecciones de próstata.

hojas del árbol ciprés
Detalle de las hojas y frutos del ciprés.

¿Qué tipos y variedades de ciprés o Cupressus existen?

El género Cupressus incluye unas veinte especies (el número varía según los autores).

Especies de Ciprés del Viejo Mundo

  • Cupressus atlantica, el ciprés de Marruecos
  • Cupressus cashmeriana, el ciprés de Bután
  • Cupressus chengiana
  • Cupressus duclouxiana, el ciprés de Yunnan
  • Cupressus dupreziana, el ciprés del Sahara
  • Cupressus funebris
  • Cupressus gigantea, el ciprés tibetano
  • Cupressus sempervirens, el ciprés mediterráneo, común en España en estado cultivado y subespontáneo
  • Cupressus torulosa, el ciprés del Himalaya

Especies americanas de Ciprés

  • Cupressus abramsiana
  • Cupressus arizonica, el ciprés de Arizona
  • Cupressus bakeri
  • Cupressus goveniana, nativo de California
  • Cupressus guadalupensis (incluida la var. forbesii)
  • Cupressus lusitanica, el ciprés mexicano
  • Cupressus macnabiana
  • Cupressus macrocarpa, el ciprés de Monterrey, originario de California y muy utilizado como planta ornamental también con su variedad Goldcrest
  • Cupressus sargentii

Híbridos de Ciprés

Cupressocyparis leylandii, híbrido intergenérico entre Cupressus y Chamaecyparis, utilizado como planta ornamental.


Si te ha gustado el post sobre el Ciprés o Cupressum, quizás estés interesado en:

El Gordolobo

Una planta silvestre con muchas propiedades.

El Laurel

Un árbol tradicional lleno de beneficios.

El Abruño

Un ciruelo silvestre con un gusto singular.

Deja un comentario