Problemas de las uñas

Las uñas pueden presentar muchos y muy variados problemas. Las uñas tienen una función protectora en nuestro cuerpo y su aspecto refleja el estado general de salud de cada persona.

Si quieres tener las uñas saludables, hay que llevar una dieta equilibrada. Además debes que protegerlas de los agentes químicos o mecánicos de tu entorno.

Problemas frecuentes en las uñas

Padrastros

Un padrastro es el desgarramiento de alguna parte de la cutícula que rodea a la uña. Pueden ser dolorosos y debes cortarlos y mantener las manos limpias, para evitar infecciones.

Si tienes padrastros, debes usar guantes impermeables, en el caso de inmersiones prolongadas en líquidos.

Es aconsejable tratar los padrastros, debes usar cremas hidratantes en las manos o cremas especiales para las cutículas.

Problemas de uñas mordidas

Médicamente se le llama onicofagia. Esta es una mala práctica, o manía, que suele estar relacionada, a la ansiedad y la inseguridad. El remedio que puedes utilizar, es el barnizado de las uñas con algún producto de sabor desagradable.

Como remedio casero se frotan con ajo, limón o aceite esencial de árbol de té.

Problemas de uñas deformadas

Son uñas con formas anormales, que son debidas en muchos casos a deficiencias en la dieta. Por ejemplo, las uñas hundidas, como una cucharita, puede indicar deficiencia de hierro.

Problemas de uñas quebradizas

Las uñas quebradizas suelen deberse a infecciones fúngicas o deficiencias en la dieta.

Como remedio casero puedes mezclar una cucharadita de aceite de oliva con unas gotas de limón. Lo aplicas con un algodón por las noches.

También son muy utilizadas las inmersiones en la infusión de cola de caballo.

Problemas de uñas desprendidas

A veces, el uso frecuente de endurecedores de uñas, que contienen formaldehído, provoca la caída de las mismas. Esto conlleva infecciones y largos procesos de curación.

La caída de las uñas también puede ser provocada por otras enfermedades como el eccema o la psoriasis.

Debes tener en cuenta que las uñas nuevas, suelen tardar más de un mes en crecer.

Problemas de uñas partidas

Las uñas partidas o astilladas, suelen estar asociadas a inmersiones prolongadas en líquidos. Y a veces también, a la deficiencia de grasas insaturadas en la dieta.

Se recomienda el uso de cremas hidratantes en las uñas y la utilización de guantes protectores, en nuestras tareas.

Problemas de uñas amoratadas

Las manchas moradas en las uñas, son hematomas producto de golpes o presiones prolongadas.

Si tienes pequeñas manchas, desaparecerán con el crecimiento de la uña. Si son grandes, pueden ser extremadamente dolorosas, y si el golpe ha sido fuerte provocar la caída de la uña.

Problemas de uñas amarillentas

Unas uñas amarillentas pueden ser consecuencia del humo del tabaco o el cloro del agua.

Las puedes limpiar con algodón impregnado en zumo de limón.

Problemas de uñas blanquecinas

Las uñas blanquecinas o con manchas blancas, suelen indicar la deficiencia de zinc o vitamina A en nuestra dieta.

Problemas de uñas pálidas

Es la ausencia del color rosado natural en nuestras uñas, volviéndose estas, de un color más pálido. Suele indicar problemas hepáticos o anemia.

Problemas de las uñas con surcos y estrías

Pueden ser surcos transversales, que indican deficiencia de zinc, o pueden ser debidos a recortar excesivamente la cutículas, al realizar la manicura.

Si los surcos son longitudinales (habituales en personas mayores), indican deficiencias en la dieta.

Uñas con cutículas infectadas

Son infecciones causadas por hongos o bacterias y que además de irritar la zona pueden causar deformaciones y decoloraciones en las uñas.

Los médicos suelen recomendar complementos de zinc y de vitaminas B y C.

Uñas enterradas

La uña va enterrándose en la piel y esto provoca infecciones y dolor.

Te puede ocurrir en las uñas de los pies por el uso frecuente de calzado muy apretado.

También puede ser por cortarse las uñas demasiado o cortarlas mal.

Qué opina la medicina natural

Los herbolarios y naturistas, asocian los problemas de las uñas, a deficiencias en la dieta. Te suelen recomendar complementos de vitaminas A, B y D, además de calcio y zinc.

Si tienes problemas con tus uñas, consulta con tu médico antes de autodiagnosticarte.