Nashi o Pyrus pyrifolia

El nashi es un árbol frutal que tiene por nombre científico Pyrus pyrifolia (o Pyrus serotina). Esta especie es un árbol frutal perteneciente a la familia de las rosáceas y al género Pyrus.

Su fruto también se conoce comúnmente como manzana-pera o pera-manzana, aunque no es un cruce entre estas dos especies. Además, también se le llama Guayambongo, pera asiática, pera japonesa, pera coreana, pera de Taiwán, pera oriental, pera de arena.

Historia del Nashi o Pyrus pyrifolia

El nashi o Pyrus pyrifolia es originario de las zonas de clima templado y subtropical del centro de China, donde se llama “li“. En cambio el término “nashi” es de origen japonés y significa “pera“.

El Nashi es una fruta muy conocida en Oriente, donde se trabaja desde hace muchos siglos. En China ya se cultivaba y consumía hace unos 3000 años. Durante el siglo I a.C., con la dinastía Han, había grandes cultivos de nashi a lo largo de las orillas del río Amarillo y del río Huai.

En el siglo XIX, durante la época de la fiebre del oro, el Nashi, más tarde llamado “pera asiática“, fue introducido en América por mineros chinos, que comenzaron a cultivar esta especie en las riberas del los ríos de Sierra Nevada (Estados Unidos de América).

A finales de los años 80 del siglo XX se empezó a cultivar el nashi o Pyrus pyrifolia también en Europa. Al principio con un interés considerable que luego disminuyó rápidamente, de modo que hoy se considera marginal y el consumo interno es bastante limitado.

El interés de productores y consumidores europeos, primero notable, ha ido disminuyendo durante las décadas siguientes, hasta el punto de que hoy en día se considera un cultivo marginal y el consumo en España es muy limitado.

árbol nashi o Pyrus pyrifolia
Imagen del árbol Pyrus pyrifolia o Nashi con su fruto.

Descripción del Nashi o Pyrus pyrifolia

El nashi o Pyrus pyrifolia es un pequeño árbol o arbusto de 4-5 m de altura, de crecimiento muy lento y de hoja caduca y ancha.

Las flores del nashi o Pyrus pyrifolia son blancas y bastante grandes, la floración tiene lugar en abril.

El fruto del nashi, con un largo pedúnculo, tiene forma esférica y achatada, como una manzana. Su pulpa posee una baja o inexistente acidez y es compacta, jugosa y crujiente (similar a la de la manzana). Sin embargo tiene el sabor de la Pyrus communis, de ahí el nombre de “pera-manzana”.

El sabor del nashi es dulce y fragante, con matices ligeramente alcohólicos. La piel es lisa o ligeramente rugosa, de color entre marrón dorado y amarillo verdoso, que varía según la variedad. El periodo de cosecha se encuentra entre agosto y septiembre.

interior fruta Pyrus pyrifolia
Imagen del aspecto interior del fruto nashi.

Propiedades del Nashi o Pyrus pyrifolia

El nashi o Pyrus pyrifolia es bastante conocido por la abundante presencia sales minerales en sus frutos, especialmente de magnesio. Lo cual es beneficioso para reducir el cansancio y la fatiga.

Debido a su textura crujiente y su alto contenido en agua, esta fruta no suele usarse en la elaboración de jaleas y dulces. Lo usual es pelarla y consumirla cruda.

En los países asiáticos al ser una fruta más común, forma parte de salsas con base de soja o vinagre para edulcorarlas. También aquí se utiliza para marinar carnes, como la de res.

Cultivo del Nashi

El nashi es originario de las zonas climáticas templadas y subtropicales del centro de China.

Es un árbol muy resistente a la intemperie, sobre todo al frío de los meses de invierno. Sin embargo puede sufrir las heladas tardías si estas se producen durante la floración, que tiene lugar en abril.

No tolera la sequía prolongada y requiere un riego si el suelo se seca en exceso.

El árbol nashi requiere suelos ligeros, fértiles y de regadio. Su pH no debe ser demasiado ácido porque no tolera la falta de magnesio, lavado por exceso de acidez, y suelos arcillosos y calcáreos.

El viento es perjudicial para las hojas de algunas variedades y para los frutos cercanos a la recolección, sobre todo en las variedades de piel lisa.

Sufre la presencia de la carpocapsa y, por tanto, debe ser tratada por ello en los periodos adecuados. Por afinidad, se puede injertar fácilmente en el peral, y viceversa.

En España el nashi o pyrus pyrifolia se cultiva de forma marginal y no solemos encontrar producto propio en el mercado más allá de diciembre.

China sigue siendo el mayor productor mundial de nashi, con una producción anual de alrededor de 1.000 000 de toneladas. El segundo productor mundial es Japón, con 500.000 toneladas, seguido de Corea del Sur (50.000 toneladas), Nueva Zelanda (10.000 toneladas) y Estados Unidos (5.000 toneladas).

hojas pyrus pyrifolia
Detalle de las hojas del Pyrus pyrifolia o nashi.

Cultivares de Pyrus pyrifolia

Existen varios cultivares de nashi o Pyrus pyrifolia, entre ellos los más importantes son de origen japonés y chino, porque son las zonas donde más se cultiva. Los cultivares difieren en la forma, el color, el tiempo de maduración y el tamaño de los frutos.

Casi todas las variedades son autoestériles, por lo que para que den fruto es necesario plantar, o tener presentes, al menos dos variedades diferentes para la polinización cruzada.

Aclaración: Las plantas procedentes de dos semillas diferentes son variedades diferentes. Dos plantas injertadas con la misma variedad son el mismo clon y por tanto, no son variedades diferentes.

Algunas variedades son parcialmente autofértiles, pero tienen producciones limitadas. Por lo cual, la técnica de cultivo más usual sigue aprovechando la polinización cruzada (pocas decenas de metros entre variedades).

Variedades y portainjertos para Pyrus pyrifolia

Los frutos del Nashi tienen una epidermis de color amarillo-verde o bronceada; las variedades con frutos bronceados son las preferidas en nuestros mercados.

La pulpa tiene características diferentes de una variedad a otra: crujiente, más bien gruesa en algunas, más fina en otras, a veces perfumada, generalmente jugosa, bastante azucarada pero con una acidez media baja.

Entre las más de 150 variedades extendidas en España, las más recomendadas y conocidas para todo el país son las siguientes (por orden de madurez):

Tama, Kosui, Shinseiki, Hosui, Nijisseiki, Shimseiki y Shinko.

Otras variedades de nashi o Pyrus pyrifolia conocidas son:

  • Chojuro (Japón, 1893)
  • Niitaka (Japón, 1927)

Totalmente incompatibles con el membrillo, los portainjertos que pueden utilizarse para el nashi o Pyrus pyrifolia son:

  • Pyrus betulaefolia, muy vigoroso, apto para suelos pesados, húmedos y alcalinos, poco sensible a la sequía;
  • El Pyrus calleriana, menos vigoroso, menos resistente al frío y a los suelos húmedos y calcáreos;
  • Pyrus serotina o Pyrifolia, resistente a las heladas, pero teme los suelos pesados y húmedos;
  • El Pyrus communis, el menos vigoroso, se adapta un poco a todos los suelos, tanto arenosos como arcillosos.

Técnicas de cultivo del Nashi

Son adecuadas todas las técnicas de cultivo que forman una pared con ramas atadas a los alambres para limitar los daños del viento: palmera, eje vertical, “drapeau” (bandera), etc.

La mayoría de las variedades de nashi o Pyrus pyrifolia son autoestériles y la presencia de una variedad polinizadora es esencial.

La fructificación es muy rápida y abundante. Para obtener frutos de gran tamaño, es necesario realizar un buen aclareo lo antes posible, 4-5 semanas después de la floración. Los ensayos de raleo químico no han tenido éxito hasta ahora.

La fruta puede consumirse inmediatamente después de la cosecha. El tiempo de almacenamiento es muy corto para las variedades tempranas, aunque puede prolongarse hasta febrero para las variedades tardías (Shinko, Cojuro).

Plagas que atacan al árbol Nashi

Esta especie es sensible a ciertas plagas como la “desecación bacteriana”. Los ataques se reducen con tratamientos a base de cobre en otoño y primavera; “carpocapsa”, “psila”, “araña roja”, “sarna”, etc.


Si te ha molado el post sobre el árbol Nashi o Pyrus pyrifolia, quizás quieres saber mas sobre:

El lirio

La Azucena o lirio, una planta aromática.

Aloe vera

El Aloe, una especie llena de propiedades.

Las alubias

Las habas, un cultivo de nuestro tiempo.

Deja un comentario