Cornus sanguinea

El Cornejo común, cornejo rojo, sanguino o sanguiño es un árbol conocido científicamente como Cornus sanguinea.

El cornejo (Cornus sanguinea L., 1753) es una especie botánica de la familia Cornaceae. Debe su nombre a las hojas rojas del otoño y a la madera dura de sus ramas.

Es una especie nativa de gran parte de Europa y Asia occidental, extendiéndose desde Escocia y España hacia el este hasta el Mar Caspio.

El cornus sanguinea se cultiva fundamentalmente como planta ornamental.

Descripción del arbusto Cornus sanguinea

El cornejo rojo es una especie caducifolia, cuyo tamaño medio oscila entre 2 a 6 metros de altura.

Las hojas del Cornus sanguinea se disponen opuestas y tienen forma ovalada u oblonga. Su tamaño oscila entre 4-8 centímetros de largo y 2-4 centímetros de ancho. Son verdes en su parte superior, ligeramente más pálidas por debajo y presentan cierta aspereza, debido a su pubescencia corta y rígida. Los nervios de las hojas suele estar curvados y los pecíolos no tienen pelos.

Cornus sanguinea hojas
Imagen de las hojas del Cornus sanguinea.

Las flores hermafroditas del Cornus sanguinea se agrupan en racimos y son pequeñas, de 5 a 10 milímetros de diámetro, con cuatro pétalos de color blanco cremoso. Las fragantes flores monoicas del cornejo aparecen de mayo a junio y se autopolinizan o son polinizadas por diferentes especies de insectos.

flores cornejo rojo
Detalle de las flores del Cornus sanguinea.

El fruto del cornejo rojo es una baya negra globosa de 5 a 8 milímetros de diámetro que contiene una sola semilla en su interior. Estas drupas no comestibles fructifican de agosto a septiembre y se vuelven negras al madurar. Su carne es muy escasa y su sabor bastante ácido.

frutos cornus sanguinea
Imagen de las bayas del cornejo rojo.

Hábitat y cultivo del Cornus sanguinea

El sanguino prefiere el calor moderado y en lugares soleados, tolera bien la sombra. En las zonas más meridionales de su área de distribución se amplía a lugares montañosos. En cambio en zonas más frías, como en Escandinavia, crece solo al nivel del mar.

El árbol Cornus sanguinea requiere suelos ligeros, a menudo alcalinos. La especie se propaga por semillas y estolones (brotes de raíz), lo que hace que ocupe eficazmente superficies de terreno y forme densas arboledas. Según las circunstancias, puede considerarse una especie invasiva.

Para la reproducción mediante su semilla se necesita un proceso de estratificación cuando se cosecha (septiembre) y se siembra durante el mes de marzo.

El cornejo rojo es abundante en las riberas de los ríos y sobre todo en zonas de sombra y barrancos. Crece en los márgenes de los bosques o en zonas no boscosas como bosques en regeneración, franjas de bosques espinosos, con otras especies de arbustos espinosos (por ejemplo, Clematis vitalba, Malus sylvestris, Crataegus monogyna, Rubus idaeus, Prunus spinosa, o Rubus ulmifolius).

Usos y propiedades del Cornus sanguinea

Las hojas sirven de alimento a algunos animales, entre ellos los lepidópteros, como la polilla Coleophora anatipennella. Algunos mamíferos y muchos pájaros comen las bayas del cornejo rojo. Muchos paseriformes frugívoros las encuentran irresistibles y las prefieren a las frutas cultivadas por el hombre. Por ello, la planta se cultiva a menudo en la jardinería orgánica para evitar daños a los cultivos de huerta, al tiempo que se beneficia del hecho de que incluso las aves frugívoras cazarán insectos plaga durante la temporada de cría, ya que sus crías necesitan muchas proteínas para crecer.

Algunas variedades se utilizan en jardinería con fines ornamentales, principalmente por el hermoso color de los tallos. Las hojas del Cornus sanguinea de jardín se vuelven de color amarillo anaranjado en otoño y luego caen para revelar unos llamativos tallos rojos durante el invierno.

Las ramas finas y los jóvenes chupones del cornejo rojo se recogen a finales del invierno para hacer trabajos de cestería.

La madera es dura, de color blanco rosado y de excelente calidad, se usa para tornear y hacer mangos de herramientas. Los brotes rectos y leñosos que produce la planta pueden utilizarse como picas, pinchos o flechas. El arquero prehistórico conocido como Ötzi el Hombre de Hielo, descubierto en 1991 en la frontera entre Italia y Austria, llevaba flechas hechas de cornejo rojo.

Otras propiedades del cornejo rojo

  • De la corteza de las ramas del sanguiño se extrae la dimetilglicina. Esta planta tiene propiedades antitrombóticas y anticoagulantes, está indicada en el hipertiroidismo con signos de tirotoxicosis (pérdida de peso, temblores finos de las manos, taquicardia, exoftalmos, ansiedad, diarrea, etc.).
  • Antiguamente se obtenía un colorante rojizo de este arbusto.
  • Esta planta es melífera y es buscada por las abejas, que recogen el néctar de sus flores.
  • Los huesos o semillas de sus frutos se usa en algunos lugares en la elaboración de aguardiente.

Si te ha gustado el post sobre el árbol Sanguino, quizás estés interesado en:

La Encina

Un árbol típico de la Europa mediterránea.

Centaura Menor

Una planta medicinal poco conocida.

El Membrillero

Un árbol frutal que necesita ser procesado.

Deja un comentario